#5950147, By DelaHoz

  • DelaHoz 21 Mar 2010 12:05:46 229 posts
    Seen 2 years ago
    Registered 6 years ago
    Refloto el hilo para ir volcando impresiones generales.
    El problema del que se le acusa a este FF sobre la linealidad de su desarrollo no es tanto que, a diferencia de otras entregas, no contenga multitud de misiones alternativas o minijuegos, sino lo vacuo que puede llegar a ser en cuanto se atan todas las líneas argumentales. Lo que se nos propone en El Gran Paals dista mucho de aportar variedad; después de tirarte veintipico horas luchando sin parar, la única diferencia es que tienes ante ti otras chopocientas más en las que no harás otra cosa que buscar enemigos a traves de un inmenso (y bello, si, pero...) mapa. Más allá de ir desbloqueando atributos en el Cristarium para potenciar las capacidades de los personajes, esto esta muy lejos de resultar un aporte para el jugador en cuanto superas las diez primeras. Al menos no tan satisfactorio como sí lo eran las zonas secretas de entregas como la octava o décima. Las misiones de cazador en FF XII demuestran cómo plantear largas horas de "no hacer nada" con muchísima más imaginación. Aquí, simplemente, se convierten en un coñazo total. Así es que merece la pena seguir adelante y hacer las mínimas hasta que acabemos el juego, pues como muchos ya sabrán a estas alturas, tiempo tendremos después de retomarlas en sesiones más reposadas y satisfactorias.

    Se nota a la legua que los costosísimos valores de producción, ese soberbio aspecto gráfico y el impecable diseño de escenarios o monstruos (intachable reinterpretación del bestiario oficial, Square Enix se ha superado a sí mismo de largo) han frustrado toda posibilidad de implementar un ritmo variado. Aunque las decisiones tomadas respecto al sistema de combate (magnífico, si, pero sobreexplotado hasta la extenuación) suponen un paso hacia adelante para la franquicia, las relativas a la ausencia de pueblos donde practicar el libre albedrío, conversar o practicar minijuegos, tienen mucho más que ver con una imposibilidad de meterlo todo ahí más que a una mera concesión a favor de la historia. Todas quedan justificadas por ésta, pero ésta queda sometida a esa imposibilidad.
    Y conste que a mi el guión me parece satisfactorio, primero porque utiliza muy bien ciertos recursos como los flashbacks para aportar un toque de suspense que, aun viéndose venir de lejos en ciertos puntos, mantiene enganchado hasta poco antes del capitulo 11. Y segundo porque los personajes, sin excepción, transpiran carisma y credibilidad y están muy bien situados en su contexto. Además, sigue en la estela de otras entregas como las de Super Nintendo (especialmente la sexta) o la novena, donde cada avatar tiene un porcentaje de protagonismo bastante elevado y presentando numerosas situaciones en las que el grupo actua por separado. Si bien es una constante en la saga, aquí se ha utilizado dicho recurso a favor de un ritmo que servidor agradece.

    En ocasiones me da la sensación de estar ante algo que podía haber sido más grande, mucho más profundo y variado. Como veterano jugador de Final Fantasy, me preocupa lo mínimo que se hayan descartado elementos que parecian inmutables. Los recibo con los brazos abiertos sabiendo que siempre puedo rescatarlos en anteriores entregas. Y que coño, se supone que cada capítulo debería ahondar en la evolución de esos elementos, sin ninguna necesidad de tener que anclarse a sistemas o contextos que ya fueron tratados previamente.
    Así, admiro el rumbo tomado mientras lamento que en más ocasiones de las debidas gran parte del único atractivo que supone FF XIII se deba a la impecable puesta en escena

    Como sea, no me arrepiento en absoluto de haberlo comprado el mismo día de su salida.
    Y ya paro, ya. XD

Log in or register to reply